3 de mayo de 2011

"La teoría frutal de la intimidad"

Es cuanto menos curioso que, mientras voy acumulando huesos de fruta para una instalación de la que ya os hablé hace un par de días aquí, en la que la intimidad es uno de los principales temas abordados, me encuentre con semejante teoría:

"Aquí nace lo que podríamos llamar "la teoría frutal de la intimidad", [...]: la persona sería como un aguacate; la piel exterior sería la publicidad, la capa protectora, brillante aunque algo áspera e indigesta (no en vano ostenta el monopolio de la violencia), que se ve desde fuera y protege el interior; la carne nutritiva y suculenta (siempre a un paso de la corrupción) sería la privacidad, zona de madurez donde los individuos disfrutan del tesoro de sus propiedades salvaguardadas de la pública voracidad por el derecho que protege su libertad [...] y la intimidad sería el hueso opaco, macizo, impenetrable, corazón nuclear y semilla germinal que no tiene sabor ni brillo."

PARDO, José Luis, La intimidad, Valencia, Pre-textos, 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada